No me des medicina, dame atención

cat-1279746_1920

Cualquier tratamiento puede dar la impresión de ser efectivo si el estudio que lo examina está diseñado para ese fin. Resulta especialmente sencillo crear un falso positivo con medicinas-placebo relacionadas con el dolor y los estados de ánimo.

Existen centenares de estudios que avalan la eficacia de todo tipo de terapias alternativas prodigiosas. Imposición de manos para canalizar la energía del universo, manipulación de las vibraciones craneales, flores aromáticas contra la depresión. Para explicar cómo se logra ese aparente milagro vamos a analizar este estudio, elaborado en un hospital de Toronto, para tratar de determinar si el reiki, una técnica que promete mejorar la salud gracias a la manipulación de la energía vital-universal “qi”, es efectiva para tratar a adolescentes con depresión.

Las conclusiones del ensayo clínico apuntan a que la terapia conductual aplicada por psicólogos fue más efectiva que el reiki a la hora de mejorar el estado de los pacientes. Pero eso ahora mismo importa poco, lo más relevante es que aquellos adolescentes que fueron tratados por un terapeuta de reiki estaban menos deprimidos después de doce semanas que aquellos que fueron encuadrados en un grupo de control  y no recibieron terapia alguna.

Gracias a esa conclusión, ese estudio pasará a engrosar las estanterías de aquellos que aseguran que la ciencia ha demostrado cómo la fuerza imaginaria del “qi” cura la depresión. El problema es que no lo ha hecho, en absoluto. Veamos dónde está el truco.

El reiki, como muchas terapias natuarles, alternativas, complmentarias, o como ustedes quieran llamarlas, implica sesiones más o menos largas con terapeutas amables y comprensivos que prestan atención al paciente durante largo rato.

Sería sorprendente que los adolescentes deprimidos que recibieron ese tipo de atención, acompañada de unos cuantos pases de manos por la espalda por parte de un naturópata cariñoso a la luz de unas velas olorosas no estuvieran un poco más animados que aquellos jóvenes del grupo de control a los que se les dijo que no iban a recibir atención alguna para su depresión.

Si la ciencia ha demostrado algo en este estudio es que mostrar interés por el estado anímico de las personas deprimidas les sienta bien.

¿Cómo podría demostrarse que el reiki funciona? Quedaría demostrado que la energía universal tiene el poder de curar la depresión si al grupo de control se le hubiera sometido a sesiones de reiki falso -si es que ese concepto tiene algún sentido-.

Un grupo se sometería al reiki verdadero, en el que un naturópata formado en los secretos de la energía universal la canalizaría de la forma correcta que marca el universo y que él conoce. El otro grupo entraría también en una sala perfumada, se tumbaría en la camilla, y un terapeuta igualmente bondadoso le haría durante una hora pases mágicos con las manos, pero sin tener idea alguna de dónde está el misterioso “qi”.

Si los pacientes del reiki real muestran más mejoría que los del reiki falso, entonces la técnica es efectiva. Tan sencillo como eso, señora. No hacen falta máquinas complejas ni malvadas industrias para hacer un experimento riguroso.

Hay muchas pruebas que evalúan la efectividad del reiki sin utilizar un grupo de control bien diseñado.  Normalmente esos estudios son positivos. Los pacientes, ya sea porque realmente se sienten mejor o porque no quieren decepcionar a quien les pregunta, suelen afirmar que un poco mejor sí que se sienten después de casi cualquier tratamiento. Los que no han recibido atención alguna, en cambio, dicen que se sienten igual. De ahí concluyen los naturópatas que sus pases mágicos son efectivos.

Los estudios en los que un practicante de reiki ha puesto a prueba sus tratamientos con un grupo de control adecuado son casi inexistentes. Los defensores del “qi” no suelen verlo necesario.

Aquí está una revisión sistemática elaborada por la Colaboración Cochrane en 2015 que concluye, en base a los limitados estudios rigurosos publicados, que la energía creativa-universal no cura la depresión más que el amor de tus semejantes, la danza de la lluvia o cualquier otro mecanismo que active el efecto placebo.

 

 

http://wp.me/p7iBBP-5v

Post Your Thoughts